viernes, 27 de febrero de 2015

Sobre árboles


Los árboles simplemente siguen su curso
asomados a nada
o a la tierra,
al mar a veces,
a la casa del adiós.

Los árboles dejaron a crecer palabras
olvidadas,
incógnitas escondidas en nuestra inconsciencia,

que son esta inocencia de no saber
cómo crecer desde la nada
sin luchar.

¡Hay lugar suficiente para todos
en la victoria!

E.

miércoles, 25 de febrero de 2015

La piel verde de las palabras

Las palabras son manadas de robles.
Las palabras son manadas de álamos.
Las palabras son manadas de pinos piñoneros.
Las palabras son manadas de laurisilvas.
Las palabras son manadas de eucaliptos.
Las palabras son manadas de tamarindos.
Las palabras son manadas de palmeras.
Las palabras son manadas de jacarandás.
Las palabras son manadas de olmos.
Las palabras son manadas de castaños.
Las palabras son manadas de mangos.
Las palabras son manadas de cerezos.
Las palabras son manadas de nogales.
Las palabras son manadas de arces.
Las palabras son manadas de manzanos.
Las palabras son manadas de melocotoneros.
Las palabras son manadas de cipreses.
Las palabras son manadas de sauces.
Las palabras son manadas de olivos.
Las palabras son manadas de almendros.
Las palabras son manadas de acacias.
Las palabras son manadas de hombres y mujeres arbóreos...
y respiran
y vuelan
como los pájaros.

E.

lunes, 23 de febrero de 2015

A la poesía


Nunca he visto una paloma recién nacida.

Sara Valverde

Solo te he visto a ti.
Solo he visto tus ganas de volar.
Solo he visto la sombra de tus alas
sobre la hoja infinita.

E.

viernes, 20 de febrero de 2015

Sobre el significado de la palabra defenestración

Para mirar con cordura
habría que dejar caer la cabeza por la ventana.

Del otro lado la luna ilumina a un rinoceronte
que embiste a un gato negro.

La noche rebuzna luciérnagas.

Yo te miro a los ojos con el corazón del vientre
que suena como un tambor.

¡Nunca he sabido cómo decirte que te quiero!

La oportunidad es el humo de un coche azul,
espanta los alcaravanes que embisten los cristales de la ventana.

Tendría que respirar todo esto
con unos ojos que no tengo.

Mi cabeza rueda por la avenida que da al mar,
bajo las estrellas y las amebas espirales.

El rinoceronte alcanza al gato
y le lame una oreja.

E.


miércoles, 18 de febrero de 2015

Iconoclastia


El vidrio azul no deja pasar la luz verde.
El agua no quita las manchas de aceite.
En el ojo del huracán no hay viento.
En los ojos de un enamorado no hay miedo.
Las piedras del río no llegan al mar siendo piedras.
Las alcantarillas no pueden evacuar todas las lluvias.
El límite del desierto no es el horizonte.
El límite del mar tampoco lo es.
La verdad no es una tierra con senderos.
El amor no es lo opuesto del odio.
Los rascacielos no hacen reír al cielo.
Las luciérnagas no prenden fuego a la noche.
Los bancos no dan nada gratis.
Las amas de casa no solo ven telenovelas.
Los vitrales de las iglesias no atraen la luz de Dios.
Los ángeles no viven en el paraíso.
Las ciudades no están hechas de cagadas de pájaros.
Las lágrimas no son dulces,
ni duran una eternidad.

E.

jueves, 12 de febrero de 2015

Resaca poética


Con la pluma en la mano
brindo por la dama de la noche.
Una hoja ríe desnuda sobre la mesa
llena de luz de luna.
Si bajase ahora hasta mi habitación
yo le escribiría aún otro canto
embriagado de amor
hasta el amanecer.

E.
(de El mago de chicle)

(Ilustración de Marta Lage de la Rosa)

miércoles, 11 de febrero de 2015

Amapolas


Al alba alguien
abre amapolas ardientes, aquí amadas, aquí adormecidas
al apretado arándano.
Al alba algún amigo anónimo
aquieta aplausos, acalla aguas aéreas, arrima antílopes alados
al alegre aspaviento.

E.
(de El mago de chicle)

(Ilustración de Marta Lage de la Rosa)

martes, 10 de febrero de 2015

viernes, 6 de febrero de 2015

Manifiesto poético


Todo está aquí. La palabra no es más que una sombra o una luz.

Con ella me tapo la cabeza para que explote dentro de ti, con ella enciendo una lámpara para quemar el mundo: mi mundo, tu mundo…

Renacerá otra vez. Y seguirá cantando porque todo está aquí.

Decimos que podemos curarlo, decimos que podemos cambiarlo, decimos palabras y creamos un mundo nuevo. O no decimos nada y amamos todo lo que está aquí y allí.

Con palabras apuntamos dándole por la espalda al mundo o apuntalando lo que ha de venir.

Se hará el silencio algún día.

Seguiremos cantando.

E.
(de El mago de chicle)

(Ilustración de Marta Lage de la Rosa)


jueves, 5 de febrero de 2015

Sobremesa


Quedarse así,
en una esquina de la mesa,
en una esquina de la sala,
en una esquina de la ciudad,
en una esquina de la noche.

Fijarse en la ilusión del tiempo
que rueda plácido por el humo del café
y salta de una taza a otra,
de un silencio a otro,
del ojo a la nada.

Fingir que estamos pensando
mientras saboreamos las tazas de café
que en su negra abundancia nos promete
prolongar este instante quieto
sin nada que sentir
ni que desear,
sin nada a qué aferrarse.

Dejar de ser un dos
con dos tazas y dos espejuelos
cuando hasta la terca soledad
desaparece.

Saberse indestructible y eterno
como ese humito juguetón.

E.
(de Las enseñanzas de Manolo)

miércoles, 4 de febrero de 2015

Online


Amanda abre Facebook. Lee un mensaje. Escribe corriendo al otro lado del mundo.

Nines abre Facebook. Ve la cara de Amanda con una sonrisa enorme que atraviesa el mundo.

Dos amigas se reencuentran en una red de cables que cruza el mundo por detrás. Una red de cables difusos, que a veces ni siquiera existen.

Pero ellas sí que existen. Y son ahora una misma historia de 22 años de olvido y una semana para renacer.

E.
(de El mago de chicle)

(Ilustración de Marta Lage de la Rosa)